Los vestidos son como las sonrisas: cobran vida cuando se muestran de forma genuina, cuando la persona que los viste les imprime identidad. Esto es precisamente lo que nos fascina de cada una de las novias que pasa por nuestros Ateliers. Todas tienen aquel “no sé que” que las hace especiales e irrepetibles. Y es precisamente esta diferencia la que deja huella en el vestido que llevan el día de su boda. Es así como los vestidos cobran vida. Y por mucho tiempo que pase nunca dejamos de sorprendernos y de sentirnos agradecidos por ello.

DIANA13

Hoy os traemos un ejemplo más de esto. Os presentamos a Diana Carrasco, una de las novias José Maria Peiró for Whiteday que dio identidad propia a su vestido de boda. Diana es el claro ejemplo de que atributos como delicadeza y elegancia tienen muchos prismas por dónde ser vistos. Diana escogió un vestido de la que destaca por tener un cuerpo de encaje bajo el cual residen distintas capas de tul. Las mangas, también de encaje, parecían jugar con los tatuajes de Diana. La mezcla del arte que cubría la piel de esta novia junto al vestido tuvo como resultado final esencia, mucha esencia.

DIANA4

DIANA5

Para completar su look de boda Diana apostó por los complementos de nuestra colección. Unos zapatos tipo cuña, perfectos para aunar comodidad y elegancia y un velo de delicado tul que nacía de uno de nuestros tocados. La delicadeza del velo se daba la mano con su pelo rojizo, ofreciendo como resultado final un perfecto equilibrio entre delicadeza y carácter.

Os dejamos con las imágenes de la boda de Diana Carrasco y Guillermo. ¡Gracias por confiar en José Maria Peiró for Whiteday: estabas preciosa!

DIANA3

DIANA8

DIANA

DIANA2Detalle del lazo que cosimos en cada uno de nuestros vestidos, distintivo de José Maria Peiró for Whiteday

DIANA6

DIANA7
DIANA9

DIANA11

DIANA10