Te acompañamos hasta un rincón puro y luminoso donde te estremeces al escuchar las sonrisas de aquellos que te acompañan. Caminas. Te paras. Alzas la vista y te encuentras con unos ojos que vibran felices y brillantes al acariciarte con la mirada. Es el. Entonces la emoción hace que tus manos se deslicen por el vestido. La dulzura del tejido te conforta, los nervios se apaciguan. Desde tus dedos puedes sentir toda la emoción concentrada en la delicadeza de la tela. Las sonrisas se mezclan por la deliciosa capa de chantillí francés y la luz parece haber encontrado su rincón predilecto en la cascada vaporosa de tu velo. Hoy es tu boda, y tus sueños se visten de alta costura. ¿Nos acompañas para escribir el resto de la historia?

seychellesok

Con una trayectoria de más de 25 años de experiencia en el mundo del diseño y confección de vestidos de novia, José María Peiró recupera con Whiteday la esencia y filosofía de sus inicios en el mundo de la moda: vestidos a medida confeccionados con técnicas de alta costura moderna, lejos de las producciones en serie. Personalización, exclusividad y utilización de materiales nobles se yerguen como los pilares de la filosofía Whiteday. Nos encontraras en nuestros dos ateliers; en Madrid y Barcelona, dos ciudades en las que nuestros vestidos parecen encajar perfectamente y compartir atributos, puros, luminosos y de natural sofisticación. Te invitamos a qué vengas a visitarnos para confeccionar tu propia historia.

Desde hoy también podrás encontrarnos en este blog, donde iremos tejiendo historias: la de las novias que hayan vivido su gran día junto a Whiteday; ¿quizás seas una de ellas? También os acercaremos consejos prácticos para vuestro gran día, compartiremos con vosotros el proceso de creación de nuestros vestidos y muchas sorpresas más. Pero sobretodo enhebraremos sueños. Porque dicen que el vestido es el secreto mejor guardado de la novia; pero lo más importante son los anhelos que se esconden en él: los tuyos.

Itacaok

Louvreok

¡Bienvenida a José Maria Peiró for Whiteday!